Un sitio sobre fenómenos asociados al sueño

Sueños Lúcidos 3: Entrando al Sueño

Existen generalmente dos formas de entrar en un sueño lúcido, dependiendo del estado de conciencia en el que estés. ¿Cuál es más fácil de lograr? ¿Cuál permite mejores resultados? Aquí vemos cuáles son estas formas y las maneras de entrar en cada una.

Tipos de Sueños Lúcidos

DILD

DILD significa Dream-Initiated Lucid Dream, o “Sueño Lúcido iniciado desde el sueño”. Es cuando estando dentro de un sueño, llegas a la realización de que lo que ves no es real. La manera de irte a dormir no importa mucho, lo importante es preparar de antemano algo que gatille la realización. Dentro de los sueños la lógica puede estar distorsionada, pero estamos más dispuestos a pasar por alto fenómenos extraños. Es muy típico por ejemplo soñar que se está en la escuela y verlo como algo totalmente normal, aunque hayas salido de ésta hace años. Pero durante el sueño es nuestra realidad y no la cuestionamos (usualmente). ¿Cómo hacer para preguntarse dentro del sueño si es que estamos dentro de uno?

Cuestiona siempre la realidad

Puede sonar paranoico, pero pregúntate en todo momento si lo que estás viviendo es real. Hazte preguntas como “¿Qué estoy haciendo aquí?”, “¿Cómo llegué a este lugar?”, etc. Si lo haces una costumbre en la vida real, lo harás también en sueños.

Chequeos de realidad

¿No sería genial poder dejarle mensajes a tu consciencia en los sueños? ¿Algo que diga “oye, mira esto, no es real, estás soñando”? Sí se puede, y es bastante fácil. La clave es hacer ciertas acciones en la vida real, despierto, que delatarían que estás soñando si las haces dentro de un sueño. Estarás pensando “¿De qué habla? ¡Es obvio que estoy despierto ahora mismo!”. Es verdad, ahora mismo estás despierto y es obvio que estás despierto, pero dentro de un sueño también piensas lo mismo y no te cuestionas la naturaleza de la realidad que vives. Es por eso que debes hacer de los chequeos de realidad un hábito para que también los hagas por costumbre dentro de un sueño. ¿Qué tipo de cosas puedes hacer como chequeos de realidad? Las que dan más resultados son:

  • Mirarte las manos. Por alguna razón la mayoría de la gente al mirarse las manos dentro de un sueño ve cosas extrañas. Dedos extra, dedos menos, mutaciones, etc. Además mirarse la mano en la vigilia no va a causar tantas miradas raras.
  • Saltar. Si saltas en un sueño, la gravedad probablemente se comportará extrañamente, y será como saltar en la luna, o simplemente no caerás y empezarás a surcar los cielos. Si saltas en la vida real trata de hacerlo en lugares seguros. No asumas que vas a volar si te tiras por una ventana en la vida real :D
  • Mira al cielo. El cielo en los sueños es algo espectacular. Si miras hacia arriba, por alguna extraña razón siempre va a haber algo no habitual. Puede que sea de otro color. Puede que veas el espacio, o algún planeta gigante en el cielo. O puede que veas aviones con formas extrañas que no existen. O naves espaciales.
  • Encender o apagar luces. Al parecer el nivel de luz que hay en un sueño (si estás en una habitación o en un exterior) no puede cambiar fácilmente. Si intentas apagar una luz probablemente no va a pasar nada, y si intentas prender una luz apagada tampoco. Esto también es fácil de comprobar en la vida real sin que piensen que estás loco.
  • Mírate en un espejo. Los espejos funcionan muy extraño en los sueños. Los resultados pueden ser impredecibles o hasta perturbadores.
  • Intenta leer algo. Los textos cambian en los sueños. Puedes leer un párrafo normalmente, y al releerlo va a ser otro.
  • Mira un reloj digital. ¿Conoces esos relojes digitales donde los números están hechos de una matriz con forma de ocho? Si ves un reloj de esos en un sueño usualmente fallan, y verás horas inconcebibles como 31:79 o simplemente símbolos raros que no son números.
  • Usa un artefacto fabricado. Incluyendo los relojes digitales y las luces, me he dado cuenta que usualmente los artefactos fabricados por el hombre se comportan erráticamente o son muy frágiles en los sueños. Si vas en un automóvil puede que no funcione el freno, si ves una mochila puede que se rompan las costuras, un videojuego va a tener errores gráficos, etc. No tengo explicación sobre por qué pasa esto, pero por lo menos en mí es algo consistente siempre.

Por supuesto, tus resultados pueden ser totalmente diferentes. Intenta hacer todos estos chequeos, constantemente, y ve cuál es el que te funciona mejor. Si sigues el consejo de anotar tus sueños, estudiándolos puedes darte cuenta de qué acciones se repiten en muchos de tus sueños. Por ejemplo, leyendo mi diario de sueños me dí cuenta de que en muchos estoy corriendo muy rápido y no siento que muevo las piernas. Esto puede convertirse en un chequeo de realidad válido ya que es muy personal y recordable. Busca el tuyo y acostúmbrate. Finalmente, lo importante para que los chequeos de realidad funcionen es que seas constante y los repitas en el mundo real con cierta regularidad. Por ejemplo, haz un chequeo de realidad siempre al despertarte para evitar un “Falso Despertar”. Si haces de esto una costumbre, en el mundo de sueños vas a hacer lo mismo y así te puedes dar cuenta de que estás en un sueño y volverte lúcido.

WILD

Wake-Initiated Lucid Dreams, o “Sueños Lúcidos Iniciados en la Vigilia” son los que empiezan cuando estás despierto y consciente. Normalmente son más fáciles de lograr cuando despiertas en medio de la noche y te quedas dormido de nuevo. Al entrar de esta forma a un sueño lúcido, mantienes la consciencia desde el estado despierto, y puedes experimentar conscientemente la transición al mundo del sueño, que en sí es una experiencia espectacular. Además tienes mayores posibilidades de entrar a un escenario de sueño elegido por tí.

Entrando al sueño

Para entrar en un sueño lúcido WILD necesitas concentrarte en luchar contra la somnolencia en tu cabeza pero no en tu cuerpo. ¿Cómo lograr esto? Antes que nada debes saber que acostumbrarse toma tiempo pero es totalmente posible. Si estás en un periodo relajado de tu vida, como en unas vacaciones, es más fácil aún. Al acostarte debes concentrarte en no quedarte dormido, pero al mismo tiempo, intentar dormir tu cuerpo. El proceso normal es que al relajarse, uno pierde la consciencia y luego al momento de la transición de los sentidos del mundo real a los sentidos del sueño ya se está totalmente inconsciente, así que no se recuerda nada. Debes luchar contra esto y mantenerte atento a los cambios.

Duerme tu cuerpo

Tensa fuertemente todos los músculos de tu cuerpo, de la punta de los dedos de los pies hasta los de tu cara, bloque por bloque, para cansarlos y luego relájalos. Repítelo varias veces para que quedes con esa sensación agradable de descansar luego de hacer ejercicio. Quédate totalmente quieto y siente cómo poco a poco olvidas la sensación del tacto con las sábanas. Debes empezar a sentirte pesado y como si te hundieras en la cama. La clave es perder la sensación de las extremidades desde afuera hacia adentro. Y no moverte para nada. Tu cuerpo tiene que transformarse en piedra para no interrumpir la transición al sueño. ¡Y atento a no quedarte dormido!

Mantén tu mente despierta

Si relajas tu cuerpo vas a sentir somnolencia. Tu mente va a empezar a vagar sin rumbo y sin darte cuenta vas a estar pensando cosas sin sentido y sin relación alguna unas entre ellas. Vas a ver una gallina, un auto, un árbol, vas a recordar un nombre al azar, cosas extrañas. Esas son las imágenes hipnagógicas, y son la señal de que te estás quedando dormido. Tienes que decirte “¿Por qué estoy pensando estas tonterías?”, y concentrarte. Es importante que no te quedes pensando en una sola cosa por mucho tiempo o vas a caer en la somnolencia otra vez. Vas a querer seguir así pero mantente atento. Prueba a hacer ejercicios matemáticos en tu mente para mantenerte consciente. No se te ocurra ponerte a contar :D. ¿Qué hacer ahora?

Parálisis del Sueño

Ya tan avanzado el estado de sueño se activa la parálisis del sueño. Es un poco inquietante al principio pero es totalmente inofensivo. Es una técnica de autopreservación. Básicamente tu cerebro libera ciertos químicos que paralizan tus extremidades para que no se muevan según las acciones que realizas en el sueño. La gente con sonambulismo tiene un problema con la parálisis del sueño. Y este pobre perrito también. Corrijo, no es un poco inquietante. Puede ser realmente espeluznante llegar a sentirse totalmente paralizado e incluso con dificultad para respirar. Lo importante que hay que saber es que es totalmente normal y pasa todas las noches sin que te des cuenta.

Desconexión

Llegaste a este estado sin perder la consciencia. Tu cuerpo está totalmente dormido y paralizado (más de eso luego), y tu mente está atenta a lo que pasa alrededor. El paso siguiente es dormir los sentidos para que la señal de entrada la reemplace la que genera el sueño. La sensación es muy extraña y puede que te asuste, pero es totalmente normal y pasa todas las noches, solo que no te das cuenta.

Vista

Debería ser obvio para estas alturas, pero debes mantener los ojos cerrados todo el tiempo. Tu cortex visual no debe recibir señales externas. Si tu habitación no es lo suficientemente oscura, pon una almohada sobre tus ojos.

Oído

No pongas atención a los ruidos externos y empieza a escuchar los sonidos de tu cuerpo. Los latidos del corazón, tu respiración. Ahora olvida esos también y concéntrate en el siseo constante que tienes en los oídos. Concéntrate en este sonido hasta que se vaya haciendo poco a poco más fuerte y se coma a los sonidos de la habitación.

Tacto

Tu cuerpo ya debería estar dormido, pero todavía tienes que olvidar que estás en tu cama para pasar al sueño. No te muevas para nada y ve dejando de lado la sensación de las sábanas.

Transición

El momento llegó. Tu cuerpo está dormido, y sientes la parálisis del sueño. Te sientes totalmente inmóvil, así que te da miedo. Tu respiración consciente está dando paso a la respiración automática inconsciente así que piensas que te vas a ahogar. Esto se ve acompañado de la sensación de que hay alguien o algo en la habitación acechándote. Puede ser horrible, pero no tengas miedo, la recompensa lo vale. Tu vista no recibe nada, así que haces el cambio de señal a la del sueño. Tu campo de visión se llena de luces de colores o imágenes aleatorias que viajan a toda velocidad hacia tí, o más bien tú viajas a través de ellas, como en un túnel. Tus oídos ya no escuchan nada del exterior, el siseo aumentó de volúmen, ahora es un sonido insoportable, como un rugido, un sonido de viento inmenso, hasta que empieza a distorsionarse, estás cambiando la señal de entrada, así que escuchas interferencias electrónicas o digitales, sonidos extraños, que se hacen más rápidos, agudos e insoportables, no puedes más, hasta que por fin… Se hace la calma y abres los ojos. No sabes dónde estás y en qué circunstancia, pero es normal. Pero no puede ser un sueño, es todo demasiado real, y se supone que debes estar ahí, pero no sabes por qué. Miras el piso y ves las sombras de la luz del sol sobre la textura del suelo. Puedes sentir el calor, el aire. Los colores son reales, las sensaciones son reales, hay gente. La gente te mira, te saluda, te habla, es todo real. No puede ser un sueño. ¿Pero dónde estás? Haces tu chequeo de realidad y te miras las manos. Hay un par de dedos extra. Eso significa que estás en un sueño lúcido, felicidades. Ahora haz lo que quieras, ese universo es tuyo y puedes controlarlo. Sugiero que des un salto y empieces a hacer un pequeño reconocimiento aéreo.

Comentarios