Un sitio sobre fenómenos asociados al sueño

El significado de los sueños

Desde el principio los humanos han buscado significado en los sueños. Como con los astros, tratamos de darle un significado especial a lo que no logramos entender. En este artículo vemos si vale la pena encontrar el significado de los sueños.

Así fue que se buscó una excusa para los movimientos de las estrellas y planetas, lo que dio origen a la astrología, y por supuesto se dio lugar a las supersticiones para ligar lo que pasa en el cielo con lo que pasa acá en la tierra. Por lo mismo se asociaba por ejemplo, la aparición de cometas con calamidades, y cada cultura tenía su propia fatalidad propia. Gracias a la ciencia de los últimos cuatrocientos o quinientos años, se ha descubierto que lo que pasa en el espacio tiene poco o nada que ver con los eventos del planeta Tierra.

Lo mismo pasa con los sueños. Desde la antigüedad se ha tratado de buscar los mensajes escondidos en los sueños. Algunos pensaban que era la forma de comunicarse con los muertos, otros aseguraban hablar con su Dios personal, otros recibían inspiración divina y otros dicen que podían el futuro en los sueños. Al igual que con la astrología, teorías sin evidencia son el resultado de la ignorancia científica.

¿Qué es lo que sabemos sobre los sueños entonces?

La función fisiológica

Según Freud, la función de los sueños era la de preservar el estado durmiente. Es decir, en esta teoría los sueños aparecen para evitar que despertemos a cierta hora, prolongando el estado dormido para obtener mejor descanso. Sin embargo esto resultó ser incorrecto, ya que durante una noche son varios los periodos REM que contienen sueños.

Carl Jung decía que los sueños representaban la parte oculta de nuestra personalidad, el lado que no somos cuando estamos despiertos. Pero después de estudios con encuestas de sueños recurrentes de pacientes, se descubrió que las personalidades no cambiaban en la gente entre la vida real y la del sueño.

Hasta hace poco se pensaba que los sueños eran una manera de hacer una “limpieza” de los pensamientos y recuerdos del día, pero hasta esa teoría se queda corta, por falta de evidencia. El acuerdo actual es que los sueños no tienen una función. No una función importante. Más adelante, con más investigación, puede que se llegue a otra conclusión, pero esta es la versión más actual.

El significado

¿Pero qué pasa con el significado del contenido de los sueños? ¿Son premoniciones sobre eventos futuros? ¿Son mensajes de alguna deidad? No lo creo.

Como ya hemos visto, los sueños son creados por el cerebro en el estado inconsciente mientras dormimos. Las imágenes de un sueño son personales de cada individuo. Incluyen temas como los deseos, las preocupaciones y los miedos, y entre medio, segmentos e imágenes del día a día. Ahora, lo importante de esto es saber que del catálogo de pensamientos y recuerdos disponibles, los que aparecen en el sueño tienen una característica: son imágenes de poca importancia.

Un ejemplo: Para inducir sueños recurrentes, el sentido común nos diría que es bueno obsesionarse durante el día con el tema que queremos soñar. Si quieres soñar con aviones, lee muchos artículos de aviones, por ejemplo. Sin embargo en la práctica no es así, por lo menos en mi experiencia. Lo se porque descubrí una constante: el contenido de mis sueños o pesadillas siempre incluye eventos o conceptos que ví o experimenté el día anteiror, pero que no les dí mayor importancia.

Por ejemplo, si sueño con una araña sobre un globo aerostático, al despertar recuerdo que el día anterior vi una araña a la pasada cuando me iba a otro lado, y no le di importancia. Y recuerdo que en las noticias mostraron unas cuantas imágenes de globos que no miré con atención y olvidé inmediatamente.

Resulta que el cerebro no olvida, guarda todo lo que vemos y lo ordena en la memoria de largo plazo. Pero esos pequeños pensamientos quedan pendientes, probablemente sin clasificación en la memoria de corto plazo.

Otros factores

Otros elementos comunes de los sueños son nuestra capacidad para sentir emociones fuertes. Si algo te produciría tristeza en la vida real, en un sueño el mismo pensamiento te hará llorar. Al mismo tiempo, una alegría pasajera en la vida real se transformará en felicidad absoluta en un sueño. Las emociones se amplifican, probablemente porque durante los sueños se inhibe la función “censora” del cerebro, el córtex prefrontal dorsolateral.

Y no hay que olvidar los factores culturales. El contenido del sueño se verá afectado por las influencias de la cultura a la que pertenezcamos. Generalmente nos soñamos en la ciudad que vivimos, no en la selva u otra localización ajena. Vemos personajes famosos en los sueños, también. Y no hay que olvidar que soñamos a color, mientras que antes la gente solía soñar en blanco y negro por la televisión que veían.

Los ingredientes de un sueño

¿Qué es lo que vemos en un sueño entonces? Esta es la fórmula que sugiero:

(Pensamientos poco importantes del día + deseos personales + miedos personales + preocupaciones personales) * influencias culturales * amplificación emocional.

¿Qué hay de los “diccionarios de sueños”?

Sabiendo ahora que el significado de los sueños son algo tan específico para cada individuo, dependiendo de sus memorias, sus valores y su entorno cultural, ¿crees que es válida la existencia de los llamados “diccionarios de sueños”? Aquellos que dicen estupideces como:

Si sueña que está caminando sobre las aguas, significa que logrará superar los problemas, que se le presenten.

Si sueña, que el agua está estancada y huele a podrido, significa que va a ser engañado y se va a pelear con alguien.

Si en su sueño Vd. se está hundiendo en el agua, significa que va a ser ninguneado por un superior y de una forma humillante y prepotente.

Pero, si sueña que ve hervir el agua, es de buen augurio y le anuncia suerte en los juegos de azar y en el juego.

No hay manera de que un sueño pueda “significar” lo mismo para dos personas, porque somos todos diferentes y nuestros cerebros tienen diferentes experiencias y formas de ver la vida. Así que yo me alejaría de tales libros y charlatanes, que lo único que planean es mantener a la gente controlada con miedo y vender sus remedios a los pobres inocentes que creen lo que les dicen por no estar más informados.

No seas uno más y no creas esas pseudociencias.

Comentarios

  • Test de comentarios

  • Pablo

    Me gustan tus post y tu forma de escribir. Están muy interesantes, espero ansioso otro post tuyo :)

    • ¡Muchas gracias! ¿Hay algo específico que te interese que escriba?

  • fran

    Me gustaría crear un “subapartado” dentro del significado de los sueños, añadiéndole algo que siempre los trastoca… lucidez.

    Llevo poco tiempo investigando sobre los sueños lúcidos. Pero por suerte ya he conseguido tener varios de ellos. He de reconocer que lo que me mueve dentro de éste tema no es la diversión, el querer volar, etc… (que nunca está de más, por supuesto). Pero mi verdadera motivación es la curiosidad, el querer investigar de primera mano el mundo onírico. Observarlo y comprenderlo in situ con el mismo rigor que en vigilia.

    Sin yo quererlo empecé a experimentarlos dentro del subtipo que llaman “experiencias fuera del cuerpo”, lo cual me ha proporcionado unas observaciones muy curiosas, que sin embargo no son el tema de esta entrada, pero si a alguien le interesa podrá pedirme que las detalle en otro mensaje.

    Continuemos, tras mi primer par de sueños lúcidos (muy complicados, me sentí bastante sólo porque al parecer yo soy el único que ha tenido que aprender a controlar su cuerpo onírico, ya que no fui capaz siquiera de moverme -conozco las parálisis del sueño, y son dos cosas diferenciadas-), igualmente, tras conseguir controlar más o menos mi cuerpo onírico, el siguiente nivel fue desplazarme fuera de mi habitación mental.

    Ahí fue cuando empecé a tener interacción con mis proyecciones mentales de personas. En mi caso, y siendo bastante lógico, con familiares. No es eso lo que quise investigar, sino la interacción con esas partes de mi mente.

    En mi primer sueño lúcido en el que hubo otras personas, ocurrió algo bastante inesperado. Yo me esperaba entrar, y encontrarme a esas proyecciones realizando tareas cotidianas, o hablando entre ellos, es algo que suele suceder en los sueños. Pero los encontré parados, en fila horizontal (3), y con pose bastante seria, e incluso negativa.

    Mi reacción fue decir “lo he conseguido” (refiriéndome a tener un sueño lúcido exitoso), en ese momento, mi hermana (con apariencia de ser “la lider” de mi subconsciente), me respondió de forma fría y tajante con un “los sueños lúcidos son interesantes”. Notaba en su mirada… malestar. La mirada de mi madre parecía transmitirme incluso odio.

    En ese momento me sentía repudiado por mi propio subconsciente, pero de forma sutil siempre, interior. La sensación más concreta que puedo decir es que a ellas (encarnando a mi subconsciente) no les hacía demasiada gracia que yo estuviera merodeando por mis sueños. Como cuando recibes a un huésped al que no quieres hospedar, pero por educación debes tratarlo bien. Así percibí que mi subconsciente me trataba.

    Sin embargo, el sueño no tenía ambiente pesadillesco. Yo me encontraba totalmente tranquilo y cómodo, consciente de la naturaleza onírica y con ganas de investigar. Sentí curiosidad por entender la “psicología” de estas proyecciones del subconsciente, tratar de ver cómo reaccionan, conversar, etc.

    Entonces les dije “¿qué puedo hacer ahora?” y tras un instante de silencio, de nuevo mi “hermana” habló, esquivando mi pregunta y diciéndome “ten cuidado al andar por aquí, no te vayas a encontrar con algo que no quieras”, yo sabía que se refería a mis miedos, ya que soy una persona un tanto miedica, que siempre que va a experimentar temas oníricos tiene un poco de miedo por el tema de imaginarse presencias y demás (que por cierto, jamás me ha ocurrido). Por ello le respondí “yo no creo en esos cuentos” y rápidamente me contestó “tú crees en muchos cuentos”.

    Ahí me quedé un poco frío, porque supe que evidentemente mi subconsciente me conoce mejor que nadie, y me sentí en inferioridad ante él. No sé exactamente a qué quiso referirse con que yo creía en cuentos, ya que pese a no cerrar las puertas a nada, sólo creo en lo que puedo comprobar. Pero aún así sentí como un golpe (figurado) interior, como quién te gana una batalla dialéctica, jeje.

    Intenté ignorarlo y continué mi viaje onírico, me dirigí hacia la cocina donde encontré arroz preparado, y no pude resistirme a probarlo, con el asombro de quién objetiva y reflexivamente, sabiendo que su mundo no es real, está percibiendo sensorialmente algo. Fue una experiencia notable. Mi hermana se encontraba detrás de mí y me dijo, con seriedad (recalco la seriedad y frialdad porque mi hermana real no es para nada así), “Impresiona, ¿verdad?. Disfruta”, Yo respondí “noto la textura, el sabor, el calor, es impresionante”. No hubo contestación.

    Lo que hice a continuación fue intentar salir de mi casa, pero terminé perdiendo el control del cuerpo onírico (que todavía no controlaba del todo) y caí por las escaleras, y del shock desperté.

    Ese fue mi primer encuentro lúcido con proyecciones encarnadas de mi propio subconsciente, mucho más serio, frío e imponente de lo que yo esperaba encontrar (esperaba encontrar, sinceramente, proyecciones con dificultades, faltas de sentido, o realizando acciones cotidianas). Encontré inteligencia en vez de acciones subconscientes…

    Al ser el primero, lo he extendido bastante en detalles, los 2 siguientes (sólo he interaccionado con 3) serán más rápidos:

    – Al salir de mi habitación, no me encontré en mi casa, sino en un parque que conscientemente no recuerdo, quizá sea inventado, de la memoria inconsciente o mezcla de ambas. Allí habían varias personas, sobre unas 20, haciendo actividades normales y corrientes, algunos paseaban, algunas mujeres tenían a sus hijos, etc.
    Yo me propuse interaccionar con la primera persona que vi, un señor joven, pero no hubo reacción alguna. Intenté lo mismo 3 o 4 veces hasta que ya estuve tan cansado que grité incluso insultándoles (método científico, jeje) sin que ni uno sólo se percatase de mi existencia. No me frustré, sino que simplemente no lograba entender por qué no conseguía interacción con algo que al fin y al cabo era mi subconsciente. Finalmente me fui moviendo por el parque y pasado un tiempo perdí la lucidez.

    – En el salón de mi casa, aquella vez sólo estaba la proyección subconsciente de mi abuela. Al lado suyo, un reloj que en la vida real no funciona, allí lo hacía, pero de una forma muy peculiar. En vez de números, en reloj tenía jeroglíficos, todavía podría dibujar alguno de memoria, el del número 3 me recordó al símbolo de la bandera de Mongolia, mucho más simplificado y con algo de imaginación. No había 2 manecillas, sino ni más ni menos que 8, y parecía moverse a un ritmo errático. Evidentemente yo ya conocía que en los sueños ciertas cosas no parecen funcionar bien, como leer, los interruptores, etc, y yo me quedé un poco fascinado viendo lo que mi subconsciente intentó recrear como un reloj. No pude evitar decir en voz alta, con intención de que me respondiera “no entiendo cómo algo tan simple como un reloj, con un funcionamiento que soy capaz de entender, no se pueda simular bien en un sueño y luego se pueda sentir cómo se vuela sin haberlo hecho nunca”, automáticamente la proyección del subconsciente me miró y me respondió “son los ritmos”, sin entender dije “¿qué ritmos?”, mi “abuela” se levantó y mirando por la ventana dijo “el de la madre y el hijo”, en ese momento pensaba que me hallaba ante un corportamiento sin sentido de mi subconsciente, y nada más al pensarlo, con el carácter de mi abuela real, me dijo “la evolución, ¡tarugo!” (con esas palabras), e inmediatamente me encontré en mi cama, yo creía que despierto, pero tras un momento pensativo sobre el sueño me percaté que todavía seguía soñando, y en ese momento ya sí que noté un cambio y me había despertado de verdad.

    Creo que lo que mi subconsciente me había tratado de decir, es que la incapacidad que tiene para recrear interruptores, libros, relojes, es que ¿nuestro ritmo de creación (todo eso son objetos recientes en escala humana) ha superado al que la evolución natural puede asimilar? aunque eso me crea más preguntas, ya que no sé qué tiene que ver la evolución con la representación de invenciones recientes si la parte consciente (que al fin y al cabo, es el mismo cerebro) es capaz de entenderlos y crearlos. Pero aún así es la conclusión a la que he llegado.

    Evidentemente no son conceptos mágicos, yo conozco la evolución y es una teoría que comprendo, por lo que mi subconsciente no me reveló información nueva, sólo la ordenó. Aún así, veo ahí un acto de inteligencia que actúa al margen del consciente. Y eso sin duda es interesantísimo.

    En resumen, considero interesante el comportamiento de nuestro subconsciente en las proyecciones oníricas, y me gustaría que hubiera más escrito sobre ello (creo que soy de los pocos que se interesan) por mera curiosidad, comparación, etc.

    Saludos!

  • arturito90

    Aunque hay muchas “bibliotecas” con interpretaciones sobre el significado de los sueños no debe de tomarse estas indicaciones como algo literal y cierto, ya que los sueños son manifestaciones de nuestro inconsciente y no siempre son literales.