Un sitio sobre fenómenos asociados al sueño

Sueños Lúcidos 2: Cómo recordar los sueños

Los sueños se olvidan con mucha facilidad, algunas veces durante el día, otras veces inmediatamente después de despertar. Poder recordarlos es esencial para tener sueños lúcidos. Puede que sea un poco difícil al principio, pero siguiendo estos pasos podrás hacerlo.

¿Por qué se olvidan?

Hasta ahora nadie tiene claro por qué se olvidan los sueños tan fácilmente. Según Freud, la mayoría de los sueños que tenemos son tan desagradables o traumantes que son reprimidos por el cerebro y no se nos permite recordarlos. Otras teorías menos pesimistas dicen que puede ser porque los sueños no tienen una lógica que el cerebro pueda entender. Otros dicen que se olvidan en la transición entre el sueño a la vigilia, o el cambio del movimiento del sueño al real al despertar. Ninguna de las teorías es considerada final, y aún no se da una razón concreta.

Lo que sí se sabe es que para recordar los sueños hay que hacer un esfuerzo consciente. Así que la técnica para hacerlo es muy fácil, solo sigue los siguientes consejos:

Toma nota

La forma más fácil y barata es mantener un diario de sueños. Cuando te despiertes luego de un sueño, ten a mano un bloc de notas y un lápiz, y escribe rápidamente todas las ideas que recuerdes del sueño. No importa que no tengan sentido, a medida que escribas vas a ir recordando más eventos, personajes y lugares.

Como alternativa a escribir, y si eres del tipo más visual, prueba haciendo bosquejos rápidos de lo que viste en el sueño. Una imagen te puede traer muchos más recuerdos que una palabra al revisarlos después.

Usa tu voz

Al prender la luz para escribir, el cambio de iluminación puede hacer que olvides el sueño que tuviste. Si ese es el caso, prueba usar una grabadora de voz, para dictar rápidamente los detalles y que no se pierdan para siempre. Si no tienes una grabadora, la mayoría de los móbiles modernos tienen esa función.

Kinestesia del sueño

Al despertar, no muevas ningún músculo, intenta recordar todo lo que puedas, y luego escríbelo. Esto es por el efecto de pasar del movimiento del sueño al real (la parálisis del sueño puede estar activa también).

Pon tu despertador

Los sueños más vívidos se experimentan en la fase REM del ciclo del sueño. Los ciclos del sueño son relativamente predecibles en toda la gente, el primero suele llegar a las cuatro horas de dormir, los siguientes llegan con más frecuencia. Si calculas bien, puedes poner una alarma para despertar durante o justo después de una fase REM. Así tienes más posibilidades de recordar lo que soñaste.

Ten la motivación

La razón número uno por la que olvidamos los sueños es porque no tratamos de recordarlos conscientemente. Mantener un diario de sueños te da la disposición para poder recordarlos. Leer sobre sueños, y básicamente obsesionarte con el tema te ayuda mucho también.

En resumen

A medida que sigas estos pasos por costumbre, te harás mejor recordando lo que soñaste. Si no te resulta una noche, prueba a la siguiente, con el tiempo puedes llegar a recordar en detalle hasta tres o cuatro sueños por noche. Lo importante es hacer de esto un hábito.

En el siguiente artículo te enseño cómo detectar cuándo estás listo para entrar a un sueño y cómo lograrlo.

Comentarios